domingo, 2 de junio de 2013

ENLACE y sus efectos

Por Oscar Isaac Corral Arias 

 Actualmente nuestro sistema educativo está atravesando una época donde la evaluación está convertida en un fetiche como califica Tatiana Coll. Evaluar ha sido una palabra muy manoseada actualmente y lo seguirá siendo por mucho tiempo más, pues al parecer esta tendencia lejos de desaparecer va cobrando bríos y va modelando una cultura de la evaluación en nuestras escuelas.

En el caso de las escuelas primarias, esta semana toca aplicar una edición más de la Evaluación Nacional a Centros Escolares (ENLACE) que tiene entre sus características ser de carácter censal, estandarizada, se aplica a todos los alumnos  de 3ero a 6to grado de primaria en el país, se evalúan las asignaturas de español, matemáticas y otra rotativa que se intercala con las asignaturas restantes de forma anual (SEP, 2013).

Ahora bien, desde su primera aplicación en el 2006, ENLACE ha arrojado muchísimos datos que son de especial utilidad a periodistas, investigadores, y en menor medida, a directores y profesores. A los primeros, es decir, a los medios de comunicación la evaluación ha servido como insumo para juicios laxos, comparaciones simplistas, descontextualizadas y como elemento central para evidenciar las carencias de alumnos y profesores ubicándolos a éstos como los culpables del fracaso educativo.

La SEP en su sitio electrónico presenta la utilidad de dicha evaluación, menciona:

ENLACE permite reunir información muy valiosa para identificar los aprendizajes que las alumnas y alumnos han construido con el apoyo de los docentes, lo mismo que para detectar aquellos que se les dificultan. Esta información es útil en tres niveles: el del aula, el del centro escolar y el de las áreas educativas. Gracias a la información que aporta ENLACE es posible seguir consolidando la educación de calidad que requiere México. (SEP, 2013)

En un primer momento se reconoce la cantidad de información que arroja este instrumento como advertía anteriormente, asimismo sentencia, permite consolidar la calidad de la educación, pero vale la pena preguntar a siete años de su aplicación ¿ENLACE ha servido para mejorar el aprendizaje de las niñas y niños? Yo creo que no, me explico.

ENLACE encierra contradicciones con las formas de como se sugiere el trabajo en el grupo. En primer lugar, se insiste mucho en el trabajo colaborativo y dicha evaluación es de carácter individualista,  por otro lado, la evaluación evalúa competencias a partir de preguntas de opción múltiple. Asimismo, este tipo de evaluación se remite a una sola aplicación de un examen que por demás, resulta muy costoso, 220 millones de pesos en la edición 2008 (Poy Solano, 2008). Es a todas luces, un esfuerzo colosal el aplicar  esta evaluación alrededor de  15.7 millones de  estudiantes (Vanguardia, 2013), pero que su función fundamental, si entendemos que la evaluación sirve para la mejora, ha quedado mucho a deber.

 “Lo que no se evalúa no se puede mejorar”, ¿pero si se evalúa y no se mejora? Hasta este momento los resultados de ENLACE han servido para muchas cosas excepto para mejorar la educación que se imparte en las escuelas. Considero incluso, que ésta evaluación es un instrumento impreciso para analizar los datos que arroja. La razón se debe a una utilidad a la que han hecho las autoridades educativas en contubernio con el SNTE, la entrega de estímulos económicos en base a los resultados de las alumnas y alumnos  pervierte la finalidad con que se hace dicha evaluación.

 El efecto es negativo tanto para analizar los resultados que arrojan las evaluaciones como para hacer un diagnóstico preciso del estado educativo en los centros escolares. Es sencillo, si los profesores dan un salto porcentual considerable tomando como comparación el resultados de grupo un año atrás y el actual, se hacen acreedores de un estímulo económico, lo que provoca que algunos grupos  que salieron relativamente bajos en su calificación; de pronto obtengan mejoras bastante significativas en sus resultados, es decir, muchos puntos arriba. Efecto: un estímulo económico al docente.

La tendencia evaluadora de todo, no solo ENLACE, provoca que los resultados sean tomados como un fin y no como insumo para las mejoras. Salir bien en los exámenes es la finalidad, ser los mejores de la escuela, la zona, el sector, el estado o en el mundo si se quiere.

“El tiempo apremia”, “ENLACE está a la vuelta de la esquina”, “hay que repasar la prueba”, “necesitamos superarnos” Son comentarios que se pueden escuchar en los maestros que cumplen las obligaciones que mandatan los planes de estudios así como todas las disposiciones que emita la SEP, no sé si eso los haga mejores profesores,  no sé si los altos resultados en las evaluaciones les permitan a los niños seguir con su trayectoria escolar sin problemas o bien, les asegure las bases para continuar cursando una vida escolar satisfactoria.

 Felipe Martínez Riso, el ex titular del INEE propone enfáticamente que ENLACE deje de aplicarse, que cambie su esencia y no sea una prueba censal, sino más bien muestral (Orduño, 2013). Además, considero que esta evaluación en el caso de que se siga aplicando de manera censal durante años venideros, debe ser tomada con cautela porque ni los resultados son confiables ni las políticas educativas toman como referencia dichos resultados, tal situación parece complementarse pero resultan incorrectas ambas. Lo deseable es tener resultados fiables para políticas educativas erigidas sobre deficiencias reales y que atajen los problemas en centros escolares.

Por último, las evaluaciones como ENLACE necesitan ser tomadas en cuenta para la mejora educativa alejando los estímulos económicos u de otro tipo por sus resultados ya que pervierte el proceso y acentúa más la brecha entre las escuelas que mejores resultados obtienen y de las que más apoyo necesitan (contexto urbano y rural). No debemos los profesores estar sometiendo nuestro trabajo a la evaluación, sino someter la evaluación a nuestro trabajo.

Bibliografía

Orduño, K. (23 de febrero de 2013). Educación a debate. Recuperado el 2 de junio de 2013, de http://educacionadebate.org/42923/deben-dejar-de-hacerse-enlace-y-la-evaluacion-universal-martinez-rizo/

Poy Solano, L. (9 de Abril de 2008). La Jornada . Recuperado el 2 de Junio de 2013, de http://www.jornada.unam.mx/2008/04/09/index.php?section=sociedad&article=042n1soc

SEP. (2013). Recuperado el 2013 de junio de 2, de http://enlace.sep.gob.mx/que_es_enlace/

Vanguardia. (2 de junio de 2013). Vanguardia. Recuperado el 2 de junio de 2013, de http://www.vanguardia.com.mx/prisedeslindadegranierleexigepresentarseantelajusticia-1754548.html


Publicado en Reflexión educativa


1 comentario:

  1. es bueno tu articulo, marica. se nota investigaste y sobretodo, reflexionaste. muy bien chaval. León joe

    ResponderEliminar